NUESTRA HISTORIA

Nuestra Historia

TRADICIÓN FAMILIAR DESDE 1873

Henri Jacques heredero de una finca situada en el valle de Barcelonette, al pie de los Alpes Franceses y a solo unos cuantos kilómetros de Piemonte Italia, se dedicaba a las labores del campo y estableció un pequeño viñedo en el año de 1873.

Algunos de sus hijos, buscando nuevas oportunidades, empezaron a migrar a México a partir de 1887.

henri-jacques

El resto de los hermanos se quedó en Francia, siendo heredero Auguste de la casa paterna y de los viñedos donde se siguieron produciendo vinos extraordinarios por muchos años.

La tradición familiar continuó en México, cuando Joseph el nieto de Henri, impulsado por la pasión y el amor por el campo se da a la tarea de encontrar un lugar apto para establecer su propio viñedo y seguir con el increíble oficio de producir vino.

joseph

NUESTRO SÍMBOLO

En honor a nuestras raíces francesas, el escudo de las BODEGAS JACQUES & CIE representa a la ciudad de Barcelonette, lugar donde se da origen al oficio por la vitivinicultura en la familia y hoy es el rincón más mexicano de Europa.

Captura de pantalla 2018-05-22 23.15.00

FILOSOFÍA


En las BODEGAS JACQUES & CIE nos esforzamos por tener vinos de clase mundial y estamos profundamente comprometidos con la conservación y prevención del medio ambiente, nuestras prácticas agrícolas están 100% certificadas y cumplimos con los más altos estándares de sanidad e inocuidad.

Manos amigas. Manos comprometidas, manos conocedoras y amantes de la tierra y del cultivo de la vid hacen posible la calidad de nuestros vinos.

1189875_1

EL LUGAR

En el Valle de Tequisquiapan Qro, se encuentran la BODEGAS JACQUES & CIE frente a la majestuosa peña de Bernal, estas tierras han encontrado una vocación para albergar un viñedo que aprovecha unas condiciones únicas en el país como son los factores climáticos y geomorfológicos, propicios para la producción de vinos de clase mundial.

el-lugar

LA HISTORIA VITIVINÍCOLA DE MÉXICO EMPIEZA EN QUERÉTARO

En el año 1522 es cuando se comienzan a sembrar vides y a producir vino de manera formal, el emperador Carlos V ordenó que cada barco que viajara a América llevase con sí plantas de vid y olivo para ser cultivados en las nuevas tierras.

De esta manera la vid se hacía cada vez más presente en la cultura de la Nueva España. Es entonces cuando las primeras vides de vitis vinífera se siembran en lo que hoy es el Estado de Querétaro. Fue específicamente en el valle de San Juan del Río, donde la zona no es tan montañosa como sus alrededores, y suele haber más lluvia que enriquece la vegetación. El cultivo de la vid se propagó por el centro del país poco a poco, hasta llegar al norte específicamente a Parras Coahuila.

arcos